sábado, 2 de mayo de 2009

...porque no sueles frecuentar blogs. Lo sé, odias leer textos largos porque enseguida te despistas y empiezas a volar, te aburres.

Ya han pasado como 3 meses de dejar de verte todos los días, porque 4 años son suficientes para conocernos todas las mañas. Me lo repetías tantas veces, que cuando recién me conociste hasta te parecía que era punkera revoltosa, que daba miedo. Y nos fuimos conociendo poco a poco, ahora no soy nada punkera y si soy revoltosa es porque me has contagiado. He cambiado bastante y muchos de esos cambios son por tu culpa (en todo el buen sentido de la palabra), formábamos una especie de equilibrio, tú el despreocupado y yo la que te hacía acuerdo de todas las responsabilidades por cumplir, yo la estresada y tú el que con algún chiste o cosa espontánea me hacías llorar de la risa, y luego me pedías que no lo haga, que sí me querías.

Y cuando se acababa cada semestre, porque siempre eran finales estresantes, no hablábamos durante todas las vacaciones, era como que nos hartábamos el uno del otro, hasta que todo empezaba de nuevo y otra vez a las andanzas, a las farras, las caídas, las mentiras piadosas y los acolites (con su respectiva halada de oreja por no avisar a tiempo). Y como nada es color de rosa también estaban los resentimientos, por qué lo hiciste, por qué lo dijiste, por qué no lo dijiste y eran semanas sin hablar, hasta que uno tenía que ceder (por lo general tú porque mi orgullo lastimosamente no me lo permitía), reconocer errores, olvidarlos y empezar de nuevo.

Mi pareja de baile, el único con quien me entendía, la conciencia y todo lo que no se podía decir con palabras lo decíamos bailando, el reguetón que solo lo tragábamos luego de algunas bielas y las bielas que muchas veces nos hacían abrir el corazón y decirnos muchas cosas. Hemos compartido tanto tiempo juntos que a veces llego a pensar que eso que vivimos no se repetirá con alguien más y si algo llegara a parecerse será solo eso, porque contigo todo fue único.

Todos quienes me rodean me dicen que van a extrañar mucho la universidad, yo voy a extrañar todas las situaciones chéveres que pasamos juntos, todos. Yo ya te estoy extrañando sabes? Ahora ya no nos vemos, y si lo hacemos no pasa de 4 o 5 minutos porque enseguida tenemos ocupaciones que cumplir y en ese corto tiempo apenas podemos conversar algo.

Nada más espero que todo pase, que nos veamos más seguido y que no perdamos contacto. Porque el cariño que te tengo es muy grande.


1 comentarios:

Nati Wolf dijo...

Nat, qué post tan melancólico :-(

En serio punkerita revoltosa? jaja, no me lo imagino :-P

Es triste separarse así de todo con lo que siempre conviviste, pero te llevas en el corazón los recuerdos más chéveres que no caben en una foto.

¡Saluditos!

 

Copyright 2010 nat.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.