lunes, 1 de septiembre de 2008

Escuchaba en la radio a unos chicos que comentaban sobre los amores platónicos, esos que todos tenemos cuando niños, que el niño bonito de tercer grado, que la niña del vestidito blanco del departamento del frente. Cuando todavía éramos aprendices del “hola” hacia el otro género, de los secretos y las (ridículas) cartas de amor que solíamos mandar las niñas (sí, yo lo hice y si vuelvo a ver al destinatario en persona, simplemente fingiré demencia con respecto al tema, ¿será que todavía las tiene?). Y de cómo van cambiando los tiempos, ahora puedo decir que el criterio de los que estamos en la sub-30 ya es un poco más formado que cuando todavía no podíamos ni amarrarnos los zapatos (yo aprendí como a los 8 o 9 años), pues más o menos ya tenemos la línea un poco más definida de cómo debería ser nuestro príncipe/princesa/mediolimón, pero sin embargo esa sensación y atracción que deja luego de haberlo conocido es la misma que sentíamos cuando éramos pequeños, tal vez no tanto el cosquilleo en el estómago (cuyo causante puede ser la presencia o ausencia de hambre) pero sí el recuerdo plasmadísimo en la memoria, el ponerle rewind y play a todo lo que pasó ese maravilloso día y a empezar a construir la vida juntos (en la memoria, obviamente). Creo que eso es innato en las mujeres (hasta en las más duras: ¡presente!).

¿Y cuánto dura toda esa adaptación de cuento de hadas? Dependiendo del culpable, hasta ahora he definido tres tipos (si existen más toda sugerencia es bienvenida =]):

  1. El tiempo.
  2. Ella la fregó.
  3. Él la fregó.


El tiempo

Ese tic-tac ausente que hace que nos pongamos más viejos, que hace que nos ocupemos de otros menesteres y por lo tanto, que le ponga fin a la historia, ya con la cabeza más fría una solo llega a decir: cierto que ese man me gustaba! Y ya.


Ella la fregó

Sí, nosotras también somos muy culpables de que el The End aparezca con letras blancas en fondo negro; pueden haber muchos motivos, apareció otro protagonista de la historia por ejemplo, o siendo un poco más durísima un No, primero me voy a ocupar de mí misma, le voy a hacer sufrir, mi papá no me va a dejar salir con él (sí, en pleno siglo XXI eso sucede), no tengo tiempo, se nota que es un galán o simplemente el interés se acabó, así como vino se fue. Tal vez el sujeto en cuestión haya también sentido un interés, pero cuando no puede ser simplemente no es, algo así como un sexto sentido.


Él la fregó

En este caso las razones son tan extensas como las del caso anterior, hasta tal vez las mismas en algunas situaciones. Pero me voy a centrar en un caso específico y personal (como casi todo lo que he dicho hasta ahora), el muchacho interesante, estudiante de comunicación social (siento cierta atracción por los que se dedican a cuestiones sociales =S), no muy guapo, descendiente de algún rincón de Europa, etc. Logramos contacto por celular (creo que no conoce ese milagro llamado gtalk, que hasta más barato sale) y la emoción mía era devastadora!, pero definitivamente al muchacho le hacían falta unas clases de “conversemos con la chica sin que se aburra”, y no, no estoy siendo cruel, simplemente el momento en que la continuación de una charla es un: Y qué más?, es que todo cae, así como la lluvia, disolviendo todo lo que puede ser disuelto.

Pero para que vean que no soy tan mala como parezco le di otra oportunidad, pasó algún tiempo y me volvió a escribir, pero esta vez para rematarla con un: ¿y qué te gusta de mí? W-T-F!!! Bueno, debo admitir que sí le mencioné que me gustaba lo interesante que era, pero no es para que le tenga que andar repitiendo a cada rato… Nunca me he encontrado con una persona que realmente inspire un poco de… asco, me pareció que solo se comunicaba conmigo para agrandarle un poco más el ego, qué decepción realmente, le doy un 11 sobre 10 en “merece un format.exe”.

Así que este post va dedicado para los que se creen imprescindibles para que algo salga bien, para que otros puedan seguir viviendo, para los mata-ilusiones.

Soundtrack: I saw the sign (Ace of base).

5 comentarios:

José Ernesto dijo...

Muy buen post. Aunque pienso que la las situaciones: El la Fregó y Ella la Fregó aplican indistintamente del género.

Coca dijo...

pues... desafortunada o afortunadamente llega un momento en que ya no te creas expectativas tan altas con las personas, en particular aquellas que te gustan. Y, al menos para mi, es mejor, porque vas descubriendo detallitos que te hacen sucumbir.

Jimmy dijo...

Todo lo que empieza tiene que acabar, debes saber que es amor y que es ilusion.

Saludos

Ive Fénix dijo...

Jajaja, si existen algunos asi que no saben que decir, pero en cambio tambien hay otritos que no saben cuando callar. Muy buen blog, yo les dedicaría Insoportable de Aterciopelados. Visítame para que encuentres el link de la canción y la escuches on line no se demora casi nada el buffer: www.tubandasonora.blogspot.com

Nice tu blog

Ive Fénix dijo...

Si Naty..va es mejor si escuchas la canción por www.aterciopelados.com, ahi también tienes full rolas de ellos., cool tu comment en el blog.

 

Copyright 2010 nat.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.