domingo, 12 de abril de 2009

Antecedentes: digamos... 10 pantalones (jeans) de los cuales 9 están rotos, el último no lo tomaremos en cuenta porque casi no lo uso. Mi madre desesperada: Ya deberías comprarte ropa un poco más decente Natalia. Es verdad, debería, pero el dinero se va como agua entre las manos (nunca le den dinero a la nat, se lo gasta y no sabe cómo), hasta que llega la maravillosa frase Está bien yo te regalo uno. Plop! Deus le pague!

Entonces llega el día de comprar el famoso pantalón (o sea hoy), llegamos a la primera tienda y ahí es cuando recuerdo los pequeños detalles que hacen que pueda ser un karma ir a comprar ropa. A ver cómo lo explico...

Tengo las caderas anchas y resulta fastidioso estar buscando las tallas más grandes.

Bastante claro no? Tales atributos los heredé completamente de mi madre y ella de su madre y seguro que si tengo hijas me dirán Qué demoniooooos!!!. Así que hice una sesión interna de OOOOOMMMMMMMM para no estresarme. Cabe resaltar que si yo pierdo la paciencia estando comprando ropa digo No quiero nada, Deus le pague y adiós!

Ok, no tan convencida decido ir a otro local. Aquí la cosa ya se puso muy preocupante, llegué a la conclusión de que, debido a mi condición, debo buscar las prendas por TALLA y no por MODELO.... Y básicamente eso sucedió en los siguientes 3 locales a los que fui. Nuevamente sesión interna de OOOOOOOMMMMMMM para no verme afectada.

Finalmente y luego de haber paseado lindo por más locales entré a los que jamás había entrado. Y salió la primera compra, voilá! quién creería! Y luego la segunda, en otro local y finalmente la tercera, en otro local.

Y bueno el deprimente acto de haberme probado más de 20 prendas y haber caminado full me dejó las siguientes conclusiones:

  • Tarde o temprano encontrarás la talla y modelo que se ajusta a tus... necesidades.
  • Puedes encontrar la prenda perfecta, pero carísima y no la comprarás.
  • Puedes encontrar la prenda perfecta, pero carísima y la comprarás.
  • Irás con un solo objetivo, pero terminarás comprando muchas cosas más.
  • La mejor acompañante para comprar ropa es mi madre. Deus bendiga su paciencia.
  • Tanto trabajo y cansancio habrá valido la pena. =)

6 comentarios:

alvin_truchadas dijo...

Te comprendo.... CREEME, se necesita tener paciencia para acompañar a alguien a comprar ropa. Apruebo las conclusiones, se adaptan también a mi persona

Tuchis dijo...

Odio acolitar a las mujeres a comprar ropa jajaja, por que no serán como nosotros primer jean q aparece y nos queda a la funda jaja, bueno asi soy yo

Adriana_B dijo...

Concuerdo totalemente contigo.... Benditas "necesdiades" que nos heredaron nuestras madres jaja...

Que joda es buscar y especialmente encontrar ropa que nos satisfaga lo suficiente como para gastar la plata...

Muy ciertas las conclusiones... chévere el post

Saluditos!!

PAOLA dijo...

Soy solidaria contigo xq sufro del mismo problema de caderas grandes asi q cada q me toca comprar algo de ropa muero de iras y casi siempre me compro solo medias es una terapia, pero el unico q me comprende y me tiene paciencia es mi papi el se aguanta un dia desde 10am hasta las 18pm conmigo buscando lo q quiero.
Saludos

byronz5 dijo...

este debió ser tu sound track: Ay caderona ay caderooooonaaa...... caderona vení meneate.... :P.
No más palabras

robval dijo...

WTF! se mismo martirio me sucede al comprar zapatos! "Una mañana perdida..." suelo decir cuando toca comprar por talla y no por modelo :S

 

Copyright 2010 nat.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.