domingo, 28 de febrero de 2010

Se acaba febrero y cierta bloguera ha dejado su espacio abandonado. Ha conseguido trabajo y ajustado sus horarios a 7 horas de sueño y mucho, muchísimo por hacer. Como lo comentó Ludo, lo bueno de trabajar es que los demonios internos se callan. Y tener esa paz (aunque sea temporal) ayuda un montón a seguir adelante, a no estancarse, a intentar ver las cosas desde otro punto de vista.

Las fotos, las salidas, el inglés y algunos planes se posponen hasta nuevo aviso, cuando ya pueda respirar un poco mejor.

Mientras tanto el trauma musical de temporada: The National.





Without warm water in my head
All I see is black and white and red
I feel mechanical and thin
Hear me play my violin again

3 comentarios:

El Sebas dijo...

qué vaina definitivamente lo de trabajar... tengo tanto que contar que no he escrito que hasta me caigo mal, por eso ahora más que nada comento...
Ojalá compa querida todavía puedas tener tiempo para las cosas que te hagan feliz en tu apretadísima agenda...
cada vez se vuelve más complicado lograr tener esos espacios...
un abrazo y buena semana

Mono dijo...

Trabajar aleja de muchas cosas, y nos permite pensar mas de forma egoísta. Sin embargo nada es perfecto y mucho egoísmo es demasiado.

Vida laboral 1- 0 Vida personal.


Saludos.

CÉSAR IGNACIO, RMX-7 SÚPER MEJORADO, LÍDER DE LA PARTIDA HUMANA dijo...

Nat,

recibí tu contestación por lo que te agradezco.

No importa sobre el encargo, me contactaré directamente con ellos vía sus portales web.

Te agradezco y deseo suerte, es bueno andar con preocupaciones de trabajo.

Quito quedó en mi corazón, una lluvia y chicas hermosas siempre es para enamorarse y no olvidarse de regresar.

La próxima vez que pase por allí me comunicaré contigo.

Suerte y, chao.

César Ignacio.

 

Copyright 2010 nat.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.