lunes, 6 de octubre de 2008


No soy partidaria de “la primera impresión es la más importante”, en mi experiencia siempre algo me tiene que salir mal, en citas, primer día de clases, de trabajo, etc., sea por factor tiempo, nervios o ambiente. Ya ha transcurrido una semana desde que inicié clases, comienzo el último año de ingeniería (gracias a Deus ya mismo se acaba) y bueno, las impresiones que me han quedado son muy variadas.


Digamos que casi la mitad de la carrera no aprendí nada. Sí, por suerte estudio con beca porque pertenezco a un grupo de música. La mayoría de los profesores por los que he pasado han tenido otras ocupaciones, más importantes que la docencia, que nos ha acostumbrado (más que obligado) a ser estudiantes facilistas, quemimportistas y mediocres, a unos más que a otros. Hasta que después de tanto mal hábito llegan, al final del camino, los otros profesores, los que nos ponen a prueba, nos tratan como profesionales, nos exigen y nos abren un poco los ojos, estoy muy contenta por ese aspecto, porque el asunto ya se pone más serio y después de tanta decepción un poco de presión no cae mal; el problema viene cuando no hay tiempo, recuerdo que a finales del año anterior yo juré que este año conseguiría trabajo y eso sucedió, ya llevo más de 7 meses en una (buena) empresa de software, he adquirido bastante conocimiento y el ambiente es genial, estoy acá desde las 8.30 hasta las 16.30 casi todos los días y después tengo que ir a la u, que por suerte queda cerca, termino mi día a las 21.30 y según mis cálculos tendré que irme de largo hasta cumplir con todas mis obligaciones. En fin, ya pasé por esto hace unos meses, lo veo más como un reto (Sí, soy un poco picada), más iras me da cuando viene un compañero y me dice que no lo voy a lograr, es decir, si otros lo han podido por qué yo no?.


El ambiente con los otros compañeros es muy bueno, todos somos buenos estudiantes y tenemos beca (la mayoría), pienso que un buen grupo hace más llevadera la parte social, de estudio e incluso la relación con el profesor, claro, cuando el profesor no es un amargado y “hecho el bueno”, como decimos acá. Creo que este va a ser el semestre de prueba, porque voy a tener que demostrar, junto con un compañero de trabajo y aula, mi habilidad para estar callada, respirar y aguantar las críticas (no tan constructivas), de cierto individuo que no merece ser llamado profesor, es que la señorita Peralta es alumna del ex-dueño de una empresa que es la competencia de donde ella está trabajando, debería influir? Desde mi postura no, porque son dos asuntos diferentes, pero las comparaciones, anécdotas y experiencias que este individuo ya hizo y va a hacer serán una prueba para mi paciencia y mi rostro (sonríe y calla), creo que eso me va a ayudar a ver que estoy bien donde estoy y qué es lo que debo hacer para no convertirme en una persona así (qué miedo).


Para terminar, estoy en un proyectazo de software en el trabajo, tomo 6 materias de clases, de las cuales 3 me van a llevar al infierno, 2 me tendrán leyendo como desocupada, una me permitirá dormir en clases y casi todas empeorarán mi escoliosis.


Escribiré el “después de” al haber terminado el semestre.

3 comentarios:

apachie dijo...

Me recuerdas a mí en la escuela, hace un año... Maestros dedicandose a sus empresas nos dejaban un chorro de proyectos para compensar. El problema es que solo 4 trabajamos de los 9 que eramos en el salón, pero bueno. Mi salón no era tan unido a pesar de ser tan poquitos, y más de la mitad preferian ver la novela que estudiar... Pero en fin, al igual que tú la Unid me puso en una buena empresa donde trabajo desde hace ya 3 años... Mucha suerte Nativa

Jimmy dijo...

Pues si asi es la U me das desanimos y me quitas las ganas jajaja... que sera?

Saludos

Pato´s dijo...

Fuerza niña q ya falta poco , y seras una exlente ingeniera!!

Besitos :)

 

Copyright 2010 nat.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.